Saunas

Saunas y baños de vapor

 

Las saunas y los baños de vapor cada vez son más populares por sus beneficios para la salud y la relajación que brindan. Podemos encontrar saunas en varios tamaños y formas, por lo que se adaptan fácilmente a cualquier espacio. ¿Quieres saber qué necesitas para disfrutar de la relajación de una sauna en tu propia casa?



Origen Finlandés

LLEVAN UTILIZÁNDOSE MÁS DE 1000 AÑOS

E n los países nórdicos es una tradición muy popular. Las saunas servían, además de para relajar los músculos y aliviar cualquier problema corporal, como punto de reunión en el que antiguamente se cerraban acuerdos y contratos comerciales.


Para todos:
Sólo los bebés y personas con enfermedades graves deben evitarla, y en Finlandia es común acudir en familia
Sin ropa:
En Finlandia lo común es entrar en la sauna desnudos pero, si te sientes más cómodo, puedes hacerlo tapado con una toalla
Hidrátate:
Aunque el agua es lo mejor para hidratarnos, los finlandeses disfrutan con la cerveza y la sidra
Zona de reunión:
Los finlandeses dicen que las decisiones más importantes se toman en una sauna, no es una sala de reuniones

Múltiples opciones

SAUNA SECA O SAUNA HÚMEDA

D iferentes opciones que te teletransportarán al séptimo cielo. Diversos tipos de saunas que se adaptan a cualquier persona y bolsillo. Tanto la Sauna Seca, también conocida como Sauna Finlandesa, o la Sauna Húmeda, o baño turco o Hamam, son buenas opciones. Sus diferencias residen únicamente en el nivel calor y la humadad relativa. No obstante, con ambas conseguirás sensaciones únicas y una relajación extrema.


Sauna Finlandesa:
Temperaturas entre los 80º y los 90º y humedad relativa del 20%
Baño Turco:
Temperatura en torno a 70º y humedad relativa del 90% o del 100%

 

Limpieza profunda

ABRE LOS POROS Y MEJORA EL ASPECTO DE LA PIEL

 
1Qué son exactamente las saunas
Las saunas tienen su origen en Finlandia, y se trata de baños a 80° o 90° con una temperatura mínima en torno al 20%. Existe también la opción de baño turco, que se trata de un baño de vapor a máximo 70° con una humedad relativa muy alta, aunque generalmente con la palabra sauna nos referimos a la seca.

Las saunas llevan utilizándose en los países nórdicos miles de años y cada vez son más comunes en los hogares de nuestro país.
2Tipos de sauna
Si has decidido instalar una sauna en tu hogar, debes saber que puedes optar entre diferentes opciones, según el sistema que utilice, tal y como hemos adelantado. Estas son las claves de cada una:

Por un lado tenemos la sauna finlandesa o sauna seca, que consiguen temperaturas de hasta 90° con una humedad muy baja. Se consigue calentando unas piedras al rojo vivo con unas resistencias eléctricas para que desprendan este calor seco.

Hoy en día tenemos también la opción de sauna por infrarrojos, con una sensación muy similar a la anterior. En este caso, una resistencia eléctrica emite rayos infrarrojos que inciden en el cuerpo provocando calor en los tejidos. Pese a que la sensación es muy similar a la sauna finlandesa tradicional, se trabaja con una temperatura de 50° y consume menos electricidad.

Por último, la opción de sauna húmeda o baño turco, conseguimos una temperatura de 70° con una humedad relativa muy alta del 90 o 100%, ya que el agua se emite en forma de vapor.
3¿Cómo elegir tu sauna?
El primer paso es seleccionar el tipo de sauna que queremos. Si ya lo tenemos claro, lo siguiente es escoger la forma que queremos. Generalmente éstas se presentan de forma cuadrada, rectangular u octogonal, y su tamaño dependerá del espacio disponible y de las personas que van a utilizarla.

A la hora de elegir tu sauna ten en cuenta que hay algunas opciones que incluyen accesorios como sistema musical (radio, CD o USB) y cromoterapia, que puede resultar muy útil para complementar la sesión de relajación en casa.

Otro de los aspectos clave para elegir tu sauna es el lugar donde quieres instalarla. Lo bueno de este producto es que se puede colocar tanto dentro de nuestro hogar como en el exterior, ya que lo único que necesitamos es una conexión eléctrica con toma de tierra, por lo que, si va a estar en el exterior, ten en cuenta que el enchufe debe estar protegido con una caja estanca para evitar que se estropee con la humedad o la lluvia y la madera externa debe estar tratada para que resista sin problema a la climatología.
4Beneficios de las saunas
Uno de los principales beneficios de la sauna es la limpieza profunda que conseguimos, ya que con las saunas conseguimos que nuestros poros se abran y se elimina con el sudor las impurezas y toxinas de nuestra piel, incluido el sebo, por lo que se recomienda especialmente en casos de problemas de acné. Gracias a la sauna podemos conseguir una limpieza muy profunda sin jabón, por lo que se respeta el PH de la piel. Gracias a ello nuestra piel lucirá más tersa y brillante

Pero la sauna no tiene sólo beneficios para nuestro aspecto físico, sino que es un aliado para las vías respiratorias, ya que las despeja. En procesos como tos, sinusitis, resfriados o gripes tiene efecto expectorante, y mejora otros problemas respiratorios.

Tanto después de una sesión de ejercicio como ante problemas de lesiones musculares, las saunas alivian los dolores y relajan los músculos. Eso sí, el intervalo entre el ejercicio físico y la sauna debe ser de quince minutos a media hora.

En los casos de dolores menstruales puede ser igualmente útil, ya que la acción del calor es muy beneficiosa para tratar la dismenorrea.

También es útil contra el estrés, sobre todo si lo unimos con aromaterapia, ya que resultan muy relajantes.
5Mantenimiento y limpieza de tu sauna
La limpieza en las saunas es muy importante. Lo primero que debemos tener en cuenta es que tras casa uso debemos ventilar el espacio. Para ello abre la puerta y las rejillas de ventilación hasta que el vapor se haya disipado y la temperatura haya alcanzado la del resto del hogar.

Cualquier limpieza se debe hacer cuando el habitáculo de la sauna esté frío y, por seguridad, desenchufado. Para la limpieza común utiliza un paño húmedo en bancos y paredes y, de manera periódica, utiliza un desinfectante, no sólo en bancos y paredes, sino también en todos los accesorios, incluso levantando el suelo.

La madera exterior debe tratarse cada dos años, aunque, si está en el exterior y vivimos en una zona con un clima extremo, quizá sea necesario un tratamiento más a menudo.

¡Pídenos tu presupuesto!

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Mensaje

Acepto la política de privacidad (leer condiciones)